#ConfesionesDeUnPapaNormal: #nona solo come purés

#nona y #elchiqui son muy diferentes en cuanto a su temperamento, y eso me frustra un poco. Él siempre ha sido un niño más tranquilo, más reflexivo y hasta más independiente; en cambio, ella es más impulsiva, más dramática y más dependiente. Ese temperamento se refleja en todo, como es natural, y hace que hayamos tenido que desarrollar un estilo de crianza diferente para cada uno.

A los que me conocéis, sabéis que soy una persona un poco rígida, aunque consciente de que la flexibilidad es el mejor estilo en esto de criar a los hijos; pero forma parte de mi propio temperamento. Entonces he tenido que ajustarme un poco a las demandas particulares de cada uno de mis hijos y eso no ha sido fácil para mí. Cuando nació #nona, y mi a mi mujer se le acabó la baja y me tocó quedarme al cuidado de mi hija, mi plan era poner en práctica las mismas cosas que me habían funcionado con #elchiqui, pero cuando poco a poco fuimos compartiendo el día a día, me di cuenta que no era posible hacerlo al 100%.

#elchiqui siempre ha sido muy curioso y observador, analiza todo siempre antes de aventurarse a la acción. Por ejemplo, con él dejábamos una cesta llena de juguetes en medio del salón y él solito se encargada de darle la vuelta e ir explorando, uno a uno, cada juguete y así podía pasar horas, tranquilo y sin mayor perturbación, y eso a mí me permitía hacer mis cosas, sin problema.

Con #nona nada de lo anterior es así, a ella le podemos dejar no una, mil cestas llenas de cosas y si uno no se sienta a sacarle y enseñarle cada una, es incapaz de hacerlo por sí sola. Si uno se aleja y la deja allí, con la cesta o con cualquier juguete, en vez de centrarse en eso, que aparentemente es divertido para cualquier niño, ella prefiere perseguirme gateando a donde yo vaya. Si me siento a trabajar en el ordenador, entonces debo subírmela encima porque el drama que monta es intenso… y así pasa con todo.

Con la comida el tema también es diferente para cada uno, a los 12 meses que ya casi tiene #nona, #elchiqui ya comía sólidos: pasta, arroz, purés espesos, galletas, etc. Pero #nona no, si su comida, que son básicamente purés, tiene el más mínimo grumo, enseguida lo devuelve, si le damos una galleta o alguna fruta (por ejemplo plátano) para que se la coma entera, es capaz de metérselo a la boca, pero nada más, ni lo chupa ni lo traga.

FullSizeRender (33)

Somos conscientes que no hay reglas fijas para nada, que el tema del desarrollo humano se basa en datos estadísticos y que cada niño (y cada persona) va a su propio ritmo, así que tampoco forzamos mucho el tema. Afortunadamente ella come de todo, nada lo rechaza, solo que todo tiene que estar triturado perfectamente. La verdad es que la situación no me preocupa, pero sí me desespera, quizá por mi rigidez, por mis ganas de que ya pueda comer de todo de una vez y por no depender tanto de la trituradora.

¿Qué consejo me dais al respecto? ¿Habéis pasado por algo así con vuestros peques?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s