#PlanesConNiños: Goiko Grill

Había tardado mucho tiempo en hablar de Goiko Grill por aquí. La verdad es que llevaba mucho tiempo sin ir, meses sin comer las mejores hamburguesas que he probado en Madrid. Pero la semana pasada, me llamó un primo que vive en Jaén, que estaba en Madrid, y decidimos quedar para comer en este lugar.

A Goiko lo conozco desde que solo tenían un local pequeñito en la calle María de Molina, y en menos de cinco años ya van por más de 10 aperturas en diferentes lugares de Madrid, ya abrieron en Valencia y acaban de aterrizar en Zaragoza. Un crecimiento de esa manera sólo es posible si tienes un buen producto, locales agradables y un servicio de calidad ¡Y ellos tienen todo eso!

Es verdad que las hamburguesas están muy buenas, pero yo siempre he atribuido el éxito de esta cadena a su personal. En cada uno de sus restaurantes, al menos los que yo he visitado, se respira buen rollo y trabajo en equipo real, diferente a la sensación que se vive en otros lugares. En general el equipo se trata de gente joven, con muchas ganas, y las sonrisas y frescura en el trato son algo habitual.

Todas sus hamburguesas están buenas, pero yo tengo una debilidad por la Kevin Bacon y me cuesta poder recomendar otra. No pienso describir por aquí sus hamburguesas, el que esté interesado, visite su página web goikogrill.com y ahí podrá encontrar más detalles. Los entrantes y platos para compartir también están muy buenos. Mención aparte son los postres, del que destaco el Frozen Oreo, especialmente recomendado para aquellos que son dulceros de verdad.

La semana pasada visité el local ubicado en la Glorieta de Bilbao. Posee dos plantas y la verdad es que la planta de abajo es cómoda si vas con un carrito de bebé, como fue mi caso. Es verdad que hay un par de escalones que superar, pero nada que los padres no dominemos. También disponen de tronas. El problema se presenta a la hora de cambiar el pañal a nuestros peques: para llegar al servicio, hay que bajar unas escaleras que con el carrito sería imposible; pero eso no es lo peor, lo grave es que sólo disponen de cambiador en el aseo de mujeres.

Es verdad que esa es una situación con la que me encuentro habitualmente, pero no me imaginé que en un local tan nuevo y fresco me iba a conseguir con esta limitación del tema del cambiador. Lo peor es que al preguntarle a la camarera si podía meterme en el servicio de mujeres a cambiarle el pañal a #Nona, su respuestas fue que no podía hacer eso; por lo que tuve que irme a la calle a cambiar el pañal, ahí en plena Glorieta de Bilbao. Así que en ese aspecto le doy un suspenso a la atención recibida ese día.

Quizá pueda entender que no haya cambiador en el aseo de hombres, aunque no me guste esa visión retrógrada de que sólo las mamás son las que cambian el pañal, pero lo que sí me pareció muy mal es que no me hayan permitido utilizar el cambiador del servicio de mujeres. Estoy seguro que cualquier mujer que hubiese querido entrar en ese momento, habría entendido perfectamente la situación y podría haber esperado a que yo terminase de cambiar a #Nona, pero no; ellos prefirieron que me fuese con mi hija a la calle y la tuviese que cambiar en el carrito, menos mal que ese día hacía buen clima, porque de lo contrario no sé cómo lo hubiese resuelto.

¿Vosotros cómo resolvéis estos temas cuando salís?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s