¡Fuera Pañal!

Cuando #elchiqui cumplió dos años, en julio de 2016, su pediatra nos dijo que ya podíamos quitarle el pañal. Yo siempre me resistí a esa idea, la tranquilidad que da un pañal a los padres no tiene precio… así que decidimos esperar y, como a él le tocaba entrar en la guardería en septiembre, preferimos que fuesen las maestras, con su experiencia, las que nos guiasen en ese proceso.

Fisiológicamente hablando, lo normal es que los niños sean capaces de controlar esfínteres entre los dos y los tres años; pero, como pasa con casi todo, requieren de nosotros para aprender cómo es que deben llevar a cabo ese paso de etapa, pero ¿Cómo hacerlo?

#Elchiqui comenzó su guardería en septiembre y en las primeras reuniones, las maestras nos confirmaron que a lo largo del año, ellas irían guiando ese proceso en cada niño, respetando el ritmo de cada uno y sin intentar forzar nada. Así que nos relajamos y esperamos a que ellas tomasen la iniciativa y nosotros a esperas de sus indicaciones. Al final, aprender eso en la guarde sería más fácil porque la imitación de los otros niños juega un papel muy importante, al final, controlar esfínteres es un tema social, es una de esas cuestiones que nos diferencia a los humanos de los animales.

A inicios de la primavera, finalmente, desde la guarde nos comunicaron que ya estaban comenzando a ponerse con el tema y lo que hacían era sentar a los niños en el orinal para darles la oportunidad de hacer pipí ahí. El primer día que #elchiqui logró sacar “algo” hicieron una fiesta y le dibujaron un “happy face” en la mano. Una vez que estuvo avanzado el tema en la guarde, entonces nos tocaba continuar el trabajo en casa.

Debo reconocer que, como casi siempre ocurre, #elchiqui me sorprendió y el tema fue más sencillo de lo que esperaba. Llevamos un par de meses en los que le dejamos sin pañal durante el día y hasta ahora no ha habido ningún accidente. Al principio estábamos como locos preguntándole cada 5 minutos si quería hacer, pero al ver que él es capaz de aguantar cada vez más, nos hemos relajado todos y creo que él también lo agradece. En la guarde ya no se lo ponen para hacer siesta, así que el único momento en que tiene pañal es para dormir por las noches y, la verdad, es que a la mañana siguiente amanece sequito, así que quizá pronto decidimos dar el siguiente paso y dejarle sin pañal por las noches también.

Mi experiencia como padre me ha enseñado que a los niños hay que darle su tiempo, no hay que forzarles a nada, sí requieren de nuestra guía, pero sin obligarles. A mí me cuesta un montón eso porque soy muy rígido, quiero que todo se haga ya, sin perder tiempo y que salga perfecto… así que ha sido todo un reto para mí y un gran aprendizaje.

Y vosotros, ¿Cómo lleváis el tema del pañal?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s