Intolerancia al huevo ¿De verdad?

Como ya sabéis, #ElChiqui es intolerante al pollo, no es alergia sino intolerancia y ya lo he contado en dos post diferentes que podéis ver aquí y aquí. Pues cuando comenzamos a introducir la yema de huevo a #Nona sucedió el mismo patrón que vivimos con #ElChiqui y el pollo, y aquí os cuento:

Como sabéis, cuando se inicia la alimentación complementaria, a partir de los 6 meses de edad, se comienza con frutas, verduras, luego vienen las proteínas y, en el caso del huevo, la recomendación es comenzar con yema cocina antes que la clara. Iniciamos con un cuarto de yema y fuimos aumentando hasta llegar a la yema entera, la cual triturábamos junto con algún puré de verduras que #Nona ya estuviese tomando habitualmente. Esto mismo hicimos con #ElChiqui en su día.

Al principio, todo iba bien, pero la segunda vez que le dimos una yema entera, aproximadamente un par de horas después, ella comenzó a vomitar y a ponerse mala. Como era la primera vez que le pasaba algo así, la llevamos a urgencias porque no imaginamos que tuviese que ver con la comida y, la verdad es que ella estaba bastante descompensada. Ahí nos dijeron lo habitual en estos casos: que tenía una gastroenteritis. Le comenté al pediatra que nos atendió que ella había tomado yema y me dijo que era raro que tuviese que ver porque, por lo general, lo que más da problemas es la clara; pero que no descartase nada. Me recomendó esperar un par de semanas y volver a probar.

IMG_3654

Pasaron las dos semanas recomendadas por el pediatra de urgencias y decidimos volver a intentar darle una yema entera, nuevamente mezclada con algún puré que estuviese tomando, y la reacción fue exactamente igual. Entre dos y tres horas después, #Nona comenzó a vomitar y descompensarse. No tuvo ningún síntoma más. Como teníamos la experiencia del pollo con #ElChiqui, y la reacción era idéntica, no dudamos de lo que estaba pasando. Casualmente por esos días estábamos con las últimas pruebas del pollo de #ElChiqui, con lo que aproveché y pregunté a su alergóloga, y ella me dijo que llevase a #Nona a consulta para hacerle un estudio.

El estudio primero consistió en descartar alergia al huevo, con las pruebas esas que hacen en el brazo y analíticas de sangre. Todo salió negativo, lo que reforzaba nuestra hipótesis de que no se trataba de ninguna alergia, sino de una intolerancia. Pero, debíamos pasar por el procedimiento habitual. Luego de eso, nos citaron a la prueba de provocación con la yema en el hospital. Al igual que hemos hecho con #ElChiqui, esas pruebas consisten en darle el alimento al niño ahí en el hospital y debemos pasar toda la mañana ahí en observación, junto al personal médico atento por si ocurre alguna reacción.

IMG_3653El día de la prueba, #Nona se tomó todo su puré de verduras con yema cocida. Estuvo muy bien mientras estuvimos ahí, hasta durmió una larga siesta. Al final de la mañana, sin presentar reacción alguna, nos dieron el alta. No obstante, debíamos estar atentos las próximas 24 horas. No tuvimos que esperar tanto, pues al subirse al coche, #Nona comenzó a vomitar sin parar, así que la llevamos a urgencias para estabilizarla y confirmamos nuestras sospechas. #Nona es intolerante al huevo, al menos a la yema. Ahora debemos esperar un año para repetir las pruebas y ver si ha logrado superarlo, que es lo habitual que ocurra. Mientras tanto, no puede tomar nada que contenga huevo.

Y vuestros peques ¿Alguno tiene alguna intolerancia? ¿Cómo lo llevais?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s