#ReflexionesDeUnPapaNormal: ¡Adiós Guarde!

Hoy es el último día de guarde de #ElChiqui y debo reconocer que anoche me costó un montón conciliar el sueño pensando en todo este cambio que le viene a nuestro hijo mayor y a nosotros mismos ¿Será consciente él también de eso? ¿Cómo lo vivirá? ¿Qué pensará? ¿Qué sentirá él?

A #Nona también le toca cambio de guardería, pero ella está más pequeña y, aunque también piensa y siente, su inmadurez creo que le permite adaptarse más fácil a un entorno nuevo, donde estoy seguro que va a ser bien atendida y estará bastante protegida. Pero #ElChiqui es más mayor, tiene 3; sin embargo, no es lo suficientemente grande como para poder expresar perfectamente lo que le pasa. Evidentemente lo intenta, uno procura ayudarle también, y sobre todo lo actúa, de eso no hay duda. Sin embargo, persiste mi incertidumbre ¿Qué pensará? ¿Cómo se sentirá? ¿Cómo podemos hacer para ayudarle?

Personalmente, debo admitir, que no tengo recuerdos de mi primer día de colegio. No sé si lloré, si tardé en asimilarlo, si me adapté rápido, ni nada de eso. Sí tengo recuerdos posteriores, en los que viví una etapa escolar muy feliz y quisiera que mis hijos puedan vivirla de la misma manera. Evidentemente influye la actitud con la que uno lo afronte, influye la personalidad que tiene cada uno de ellos y también influye la acogida que le den en el nuevo colegio, ¡El cole de mayores!

En la guarde, #ElChiqui se adaptó rápido, sólo estuvo el último año ahí y siempre fue una experiencia muy positiva para él y para nosotros. Pero, claro, estamos hablando de una guardería pequeña, donde el trato es muy cercano y familiar, donde uno le acompañaba hasta su clase a la entrada y a la salida, donde la flexibilidad era muy grande y donde él estaba ya en una etapa en la que “necesitaba” poder compartir con otros niños de su edad. Con él no hubo problemas de llantos los primeros días, siempre acudió feliz. Sin embargo, ayer y hoy llegó allí llorando, sin querer despegarse de nosotros. Él sabe que hoy es su último día, se lo hemos dicho muchas veces, es importante que haga su duelo, que internalice que cambio de etapa, el fin de una vida y, a partir de la semana que viene, el inicio de otra diferente.

Al final, la vida es eso, un constante cambio de etapas, un contante fin de ciclo e inicio del siguiente. Y menos mal que es así, si no ¿Cómo avanzaríamos? Pero no deja de ser doloroso, no deja de generar incertidumbre sobre lo que vendrá a continuación y es importante permitir que nuestro hijo haga ese duelo, y nosotros con él. Espero que podamos estar a la altura de la situación y poder acompañarlo, contenerlo y achucharlo en este cambio de fase. Sobre todo espero que sus incertidumbres, sus dudas y sus duelos sean sólo de él y no transmitirle los nuestros ¡Qué difícil¡ ¿No?

Y vosotros ¿Cómo afrontasteis estos cambios de etapas de vuestros hijos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s