Dos pasos adelante y un paso atrás

IMG_0816Como ya he contado por aquí, la primera de semana del cole para #ElChiqui fue muy dura, no quería ir, cuando le dejábamos se quedaba llorando y cuando estaba en casa decía que no le gustaba su cole. La segunda semana estuvo mejor, a pesar de que ya los padres no podíamos acompañarles hasta sus clases, sino que debíamos dejarles en la entrada del pasillo que da a todas las clases, incluso a pesar de eso, él estuvo más tranquilo. No hubo llantos y se quedaba calmado, contento y avanzaba por aquel largo pasillo haciéndose su propio camino ¡Como un mayor!

La semana pasada, tercera semana desde que comenzaron las clases, algo cambió. Los últimos días #ElChiqui se quedó llorando, sin querer quedarse, sin querer recorrer aquel pasillo y fue muy difícil dejarle ahí. Desde entonces, la situación ha seguido igual. Hemos intentado hablar con él, que nos cuente qué es lo que le está pasando, por qué está volviendo a no querer quedarse; pero no hay manera de que él pueda respondernos, quizá ni él mismo lo sepa. Ya no dice que no quiere ir, al contrario, habla muy bien de su colegio y de sus Profes, es sólo ese instante de la llegada la que le está costando, como si algo le paralizase justo ahí, a las puertas de esta nueva etapa. Pero que, una vez que logra atravesar, creemos que se le pasa y vuelve a estar contento. Al menos eso creemos, al menos eso queremos creer.

Cuando uno cambia de etapa, cada vez que uno da un nuevo paso hacia crecer, siempre, en algún momento, nos invade el miedo. Entonces nos paralizamos y parece que nos cuesta avanzar. A veces, nos tentamos a nosotros mismos con volver atrás, a lo que ya conocíamos, a lo que en cierta forma, nos daba seguridad. No importa si ese pasado era peor y si el presente que estamos viviendo nos garantiza un futuro mejor. Creo que casi todos pasamos por un momento similar, en mayor o menor medida. Lo que pasa es que uno, como adulto que es, sabe que no debe volver atrás, sabe que toca afrontar esos temores y avanzar. Pero en los niños, eso no está tan desarrollado.

Para los niños, siempre es más fácil volver atrás. Entonces vuelven a hacerse pipí en la cama cuando llega un nuevo hermanito, a pesar de que ya controlaban esfínteres perfectamente. Comienzan a despertarse por las noches llamando a los padres, cuando algo durante el día les ha afectado. Y así, dan un pasito atrás en busca de esa seguridad que les daba aquello que ya conocían.

Esperamos que esta adaptación siga su curso, estamos seguros que #ElChiqui terminará adaptándose y terminará de dar ese par de pasitos adelante que lo termine de ubicar en su nueva etapa. Mientras no sea así, nosotros seguiremos preguntándole, seguiremos propiciando que hable, que hable del cole, de lo que le gusta, de lo que no le gusta, de sus miedos y celebraremos sus avances. Y vosotros podréis saberlo porque yo seguiré contándolo por aquí.

¿Cómo lleváis vosotros la adaptación de vuestros peques?

Anuncios

2 comentarios en “Dos pasos adelante y un paso atrás”

  1. Hola,
    Debo decir que ese momento todavía no he tenido que vivirlo.
    La guarde y el cole de mis hijos están en el mismo edificio, por lo que solo pasan del pasillo de los “bebés” al pasillo de los “mayores”.
    En el cole que hemos elegido EL CAMBIO se produce con el paso a primaria. Para intentar evitar que los niños no tengan esa inseguridad de la que hablas a final de curso (del último curso de infantil) organizan una “excursión” al nuevo edificio, dónde los alumnos que finalizan los estudios dan una especie de relevo a los nuevos enseñándoles las aulas, los patios, el comedor… vamos todo lo que va a ser su nuevo entorno en una jornada muy lúdica y divertida. Me emociono sólo de pensarlo… y me parece una muy buena aproximación para aquellos coles en los que se pueda hacer.
    Un saludo desde Mallorca,
    Marta

    Me gusta

    1. ¡Qué buena forma de ayudarles a dar ese paso en el cambio de etapa! La verdad es que todo cambio de etapa es complicado, evidentemente con ese tipo de ayudas se lleva mucho mejor; pero, si nuestros peques no cuentan con esa ventaja en su cole, para eso estamos los padres… siempre ahí, ayudándoles a llevar su vida de la mejor manera posible. Cada uno haciéndolo lo mejor que puede. Gracias por compartir tu experiencia, me alegra saber que hay centros en los que está etapa se vive de esa manera ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s